Eso no se dice, eso no se hace

A muchos les recordará una vieja canción, a mi en realidad me inspiró para este post.

Me estoy convirtiendo en el tipo de personas que usa apps para ver qué es lo que hizo de su vida en los últimos años en redes sociales, y si bien no soy del tipo de persona que borraría una publicación (incluso por faltas de ortografía y/o errores gramaticales), ni por cuestiones de mantener las formas.

Siempre fui muy explosiva, aunque intento mantener mis personalidades online por separado: los insultos, las explosiones de caracter y mis rabietas, las van a poder leer con todo gusto en mi cuenta de Twitter (@Jessy_Slayer para los que no sabían). Mis cuestiones más cotidianas, lo que me hace reir, y muchos de mis pensamientos los van a poder leer en mi cuenta de Facebook. Por otro lado, mis sentimientos más profundos son los que me gusta expresar con imágenes en Tumblr, van a encontrar muchas pavadas viejas mías en YouTube, y mi costado más “profesional”, o “serio” es el que van a encontrar por estos lugares.

Volviendo al punto: leer publicaciones viejas!, me doy cuenta que mucha gente está muy pendiente de las formas en todas las redes sociales. Hay gente que tienen más de una cuenta, para poder sentirse con la libertar de expresar sus verdaderas opiniones, de hacer catarsis, sin que nadie después le pueda reclamar absolutamente nada. Por otro lado nos encontramos con esas personas que, luego de un tiempo y por considerar que “han llegado” (a dónde no se, quizás esa era su expectativa de vida todo este tiempo), o que llegaron a realizarse profesionalmente (aunque en muchos casos solamente sienten que están en camino a lograrlo), se la pasan borrando su rastro digital.

1950u2ot0x789jpg

Imagen vía Gizmodo

Leen sus publicaciones viejas, borran todo lo que no sea políticamente correcto, ocultan imágenes en sus álbumes de Facebook, y se crean toda una nueva personalidad digital, ocultando su verdadero ser. Como si esta fuera la única manera en que realmente la sociedad los va a aceptar.

Como les comentaba, no soy del tipo de persona que borre publicaciones, y me irrita cuando se me borra algo porque fue compartido desde alguna de estas cuentas que se volvieron “políticamente correctas”.

Se que hoy en día no tenemos libertad total, que a mucha gente se le sale la chabeta (por decirlo de alguna manera), y que a veces por cuestiones laborales no se puede hablar mal ni bien de una marca competidora, por miedo a las represalias internas de nuestro propio empleador. Se que mucha gente que no ha sido politicamente correcta terminó despedida de su trabajo (y en casos muy extremos asumo que hasta se han cambiado el nombre para conseguir nuevos empleos!), pero no estoy de acuerdo con eso de estar adaptando nuestra personalidad a la sociedad, al mundo laboral…  No me gusta econder mis emociones, ni me gusta que me la sociedad me obligue a hacerlo… no me gusta cuiadar las formas, porque en cierto modo, esas malas formas, son parte de mi personalidad.

Sigo sin poder entender qué miedo se les pasa por la cabeza a aquellos que van para atrás en su vida y borran su huella digital…

Mac-Switcher-Main

Imagen vía guidingtech

Buenos hábitos

Dicen que generar nuevos hábitos lleva unos 21 días aproximadamente. También dicen que mantenerlos en el tiempo es lo más difícil que te puede pasar… yo creo que el tiempo y las ganas son los factores fundamentales que te llevan al éxito o al fracaso.

Motivation-

Imagen vía momspark

Cuando uno enfoca toda su energía en el crecimiento de ciertas áreas de su carrera y/o personalidad, es normal que otros se vean afectados. En mi caso, no me arrepiento del tiempo que me tomé, porque siento que además pude crecer en muchos otros ámbitos.

Probablemente hoy sean muy pocos, si es que alguien realmente entra, quienes me vayan a leer, pero no me molesta, porque voy a seguir escribiendo para volver a generar ese maravilloso hábito que me había generado hace ya más de 6 años.

Obvio, hoy el negocio pasa por otro lado, y son los YouTubbers los nuevos “it” del mercado, pero no me asusta, si no hice video hasta ahora fue porque no me dió la gana 😛 (y porque ya había hecho, pero lleva mucho más tiempo). Quien les dice y me pongo un canal propio para hablar de trivialidades 😉 Por ahora, disfruten de nuevo mi vuelta triunfal mis ganas de volver a escribir.

Tengo mi concentración en escribir un libro, tengo algo ya pensado, algunas páginas bocetadas y se que es un proyecto que me va a consumir bastante tiempo, pero como no tengo fechas que me corran, pretendo tomarme todo el tiempo del mundo, y le destino dirá 😉

writing-texto-narrativo

Imagen vía yentelman

Negando las raíces digitales

Tengo que confesar que a veces me siento un poco como Carrie Bradshaw, escribiendo ideas sobre cuestiones que me pasan en la vida real, pero tratando de llevarlas a hechos cotidianos. En este caso, no voy a hacer nada diferente de eso.

Me resulta sumamente molesto que, al querer ir cambiando el tema de los blogs, cambiar su perfil, sus ideales y el tipo de posteos que quieren encarar, los dueños de los mismos decidan cerrarlos, limitar el contenido viejo que tenían y básicamente perder todo su pasado. Es como si quisieran “enterrar” lo viejo, ocultarlo, sacarlo de vista, de los buscadores y básicamente eliminar todo registro de esto en Internet.

digital-footprint-delete-20130906

Es cierto que, a medida que vamos creciendo personal y profesionalmente, hay cosas de nuestro pasado que nos pueden causar gracia y a veces hasta nos pueden dar un poco de vergüenza, pero estoy convencida de que jamás debemos renegar de nuestras raíces, ya que son la mejor prueba de por qué hoy somos quienes somos. La curva de aprendizaje que atravesamos no puede ser más clara que nuestro pasado y presente dispuesto a la vista para que todo el mundo entienda cómo y por qué evolucionamos (si es que lo hicimos), o por que no lo pudimos hacer, y por qué seguimos intentándolo.

Muchas veces vi gente que cerraba sus blogs porque ahora iban a ser más profesionales e iban a tratar otros temas. También esto responde muchas veces a cuestiones de SEO y posicionamiento de keywords, pero no es nada que una buena estrategia de SEO no pueda solucionar… Obviamente, en muchos otros casos, directamente se necesita cambiar el nombre completo del blog, porque la temática va a cambiar drásticamente, pero creo que el contenido original debería quedar disponible en los archivos, para que cualquiera pueda hacer una rápida búsqueda sobre los temas de los que solían hablarse, o quizás artículos de interés que nos gustaría volver a leer en algún momento.

shutterstock_178161983

Eliminar el pasado digital no lo hace desaparecer, solamente se usa para “tapar a futuro”, pero nos hace perder nuestra identidad de base, nuestras creencias, nuestra idiosincracia digital por decirlo de alguna manera, y no me parece la manera más sana de hacerlo. Obviamente entiendo que hay muchas personas que no resisten archivo y que quieren deshacerse de sus dichos pasados… pero no sería mucho mejor hacernos cargo de lo que dijimos, lo que escribimos, los temas que tratamos y demostrar cómo y por qué hemos evolucionado?

Sin ir más lejos, hace mucho tiempo escribí un posteo sobre por qué Mac estupidiza a sus usuarios… creo que en sí fue el posteo que más interacciones generó en todo el blog, y no pretendía generar una polémica vacía sobre “blanco vs negro” y que la gente encarara una lucha voraz en los comentarios, sino que simplemente pretendía aclarar mi visión sobre el por qué de mi preferencia personal de Microsoft sobre cualquier otro. Hoy en día soy la orgullosa dueña de un iPhone, y por cuestiones de funcionalidad/tiempo y “necesidad de estupidización” (no tengo tiempo que perder buscando información, buscándole la vuelta y claramente con esto estoy perdiendo mucho conocimiento sobre móviles en general, ya que me acostumbré a la comodidad de tener todo servido al alcance de un sólo botón), puedo decir que no compraría un teléfono con Android nunca más…

Obviamente que también tuve un Windows Phone, que me pareció simplemente espectacular, pero la falta de aplicaciones oficiales, y la lamentable noticia de la falta de actualización oficial de software, hizo que terminara desistiendo de este excelente dispositivo que me había parecido la mejor maravilla del mundo. De hecho, sigo opinando que en cuestiones de hardware, Nokia (ahora parte de Microsoft), siempre fue de los mejores productos del mundo… pero lamentablemente, la facilidad y comodidad que brinda un iPhone con iOS y las millones de apps disponibles, funcionales y actualizadas en el momento, son inalcanzables para el mercado del Windows Phone, donde ningún desarrollador quiere arriesgarse.

En definitiva, estoy en contra de borrar el pasado digital… prefiero que lean mi primer posteo, que vean mi evolución, que conozcan los temas que me interesa, los que siemrpe quise tratar, los que odio… las cuestiones personales y los gadgets que he compartido como favoritos a lo largo de este tiempo, y que siempre puedan referirse a cualquier parte del blog que en algún momento les haya interesado y/o gustado, y no que pierdan todo registro de lo que alguna vez fue.

Vida de gadgets

Las idas y vueltas que tuve durante los últimos dos años me hicieron entender, entre otras cosas, que los gadgets tienen una función mucho más fundamental de la que estamos acostumbrados a reconocer… ya van a entender a que me refiero.

Volver a escribir en mi blog, más allá de que mezcle muchos temas personales con los de actualidad y de esos gadgets exóticos que me encantaría tener ;), significa una búsqueda incesante por volver a mi esencia. Nunca me voy a cansar de decir que, ante todas las cosas, soy blogger y escritora (a pesar de no tener material publicado en un formato físico), y me apasiona plasmar sentimientos en palabras… descomponer términos complejos en frases simples de entender para cualquier persona que tenga ganas de tomarse unos minutos para sentarse a leer.

writer

En un tiempo dediqué mis ratos libres (o sea, las 4hs diarias que pierdo viajando), a escribir desde el celular… pero al tratarse de una BlackBerry, la tendinitis no tardó en aparecer… si lo sumamos a una serie de cuestiones personales, tuve que dejar de escribir.

Por ahora, la moraleja que les puedo dejar en mi experiencia personal, es que no se dejen aplacar. Siempre busquen la felicidad y huyan de los lugares y personas que no los dejan ser felices. Los que me siguen en Twitter sabrán que de un tiempo a esta parte había dejado de Twittear, de escribir, y hasta dejar de ser yo misma, simplemente porque no me permitían ser de otra manera… sean siempre quienes quieren ser, no cambien por nadie más que ustedes mismos! Nunca dejen de ser felices, y aprendan a hacer uso y abuso de los gadgets que los acompañan día a día, que siempre serán sus mejores amigos y sus armas mas poderosas si aprenden a usarlas como corresponde 😉

1516620_767474739959657_564059207_n

Vivir de pasión en pasión

Soy del tipo de personas que tuvo suerte, bueno a veces un poco :P, y vive haciendo lo que le gusta. Si bien tengo la posibilidad de tomar decisiones y elegir entre un abanico de oportunidades, hoy elijo quizás la opción “menos cómoda” en pos de una inversión a futuro… mi futuro obviamente. Amo las nuevas tecnologías, trabajo en redes sociales, lo que hace que el 70% de mi tiempo esté en Facebook, Twitter y etcéteras (y el 30 restante armando un PPT o planilla de excel :P). Amo los gadgets, los lanzamientos, la creatividad y las buenas acciones de marketing, las novedades en ciencia y todos esos pequeños avances tecnológicos que nos cambian la vida de a poquito y casi sin que nos demos cuenta, y me apasiono contándolo por este medio o por todos los que encuentro.

Vivir apasionados de lo que hacemos es uno de los sentimientos más lindos, más placenteros que nos pueden pasar, porque nos hace sentir que tenemos todo bajo control. Sentimos que somos libres (más allá de que podemos ser nuestros peores jefes, imponiéndonos plazos imposibles y estructuras terribles!), y sentimos que realmente podemos llegar a ser productivos, sentimos que le estamos dando verdadero valor a nuestras vidas, que nuestra existencia no es tan efímera.

news-passion

Vengo leyendo y hablando con gente que está haciendo lo que le gusta, y la sensación de plenitud que tienen, no se compara con casi nada que se pueda conseguir de una manera que no sea tan libre. Por ejemplo, muchos conocidos estuvieron ahorrando por meses (años incluso), para cumplir su sueño de viajar y trabajar, conocer culturas, “largar todo” por un par de años y ver cómo les va. Obviamente la mayoría de ellos tiene planeado volver, después de un tiempo prudente, después de empaparse de cultura ajena, de disfrutar otros placeres. Algunos otros simplemente quieren irse y probar suerte en otros lugares del mundo que puedan llamar casa.

También están los que se deciden a seguir una idea, y comienzan con algo pequeño para convertirlo en algo grande, como Fabio que está escribiendo su segundo libro, y esta vez no es sobre cosas que ya hizo ni sobre poner en papel a posteridad la obra que viene realizando en su blog, sino que es nada menos para investigar exclusivamente sobre un tema que le encanta y que lo va a llevar a descubrir un mundo nuevo…

monday-morning-ops-meeting1

Todos los que están siguiendo sus sueños, más grandes o más pequeños, eso no tiene importancia ahora, son personas que están dejando atrás sus miedos al fracaso, entre tantos otros.

Cuántas veces, en medio de una crisis, habremos pensado “quiero largar todo para irme a vivir a una isla desierta, sin más gente ni más internet”, o “largo todo y me voy a vender collares a la playa!!” o “me voy a dedicar a vender chupetines en la esquina” y cosas similares… pero qué tan preparados estamos para largarnos a nuestras pasiones? somos capaces? pensemos de a poco en pequeños objetivos, que si podemos ir cumpliendo generarán un cambio enorme, y por fin lograremos vivir de pasión en pasión.