Disfrutar las pequeñas cosas

Me estoy poniendo muy seria últimamente, me lo vienen haciendo notar de varias maneras, y sabemos -todos- que ese tampoco es mi estilo.

Hoy estaba leyendo uno de los posteos brillantes de Fabio, y me di cuenta que es cierto, te pueden sobrar las ideas pero no te alcanza el tiempo, o no te vienen las ganas de organizarlas en palabras para que tengan un sentido medianamente lógico, y que a veces, hay impedimentos físicos que no te dejan siquiera trabajar bien, mucho menos poder disfrutar de lo que realmente amás (y cuando esas dos cosas son la misma, sos la persona más afortunada del universo!!!!).

Los que amamos escribir nos expresamos por donde mejor nos sentimos, y muchas veces descargamos todo por estos medios (digital, papel, y quien dice hasta una de las viejas máquinas de escribir remington!).

Todos tenemos miles de proyectos, y a muchos de ellos les ponemos fecha de vencimiento. Algunas porque son inevitables, biológicas, externas o tienen un motivo pro el cual deben durar un X tiempo, pero otras son creencias estúpidas de que si no hacés todo lo que pretendías de la vida antes de tal edad, nunca más lo vas a poder hacer, porque ya no servís para nada. Bueno, vengo a decirles que no sirven para nada si esa es su excusa para dejar de pensar en algo que les gustaría hacer…. porque si el impedimento es auto-impuesto, es que estamos siendo muy soberbios como para disfrutar de la vida y sus pequeñas cosas, que al final del día, terminan siendo las que realmente nos importan.

Hoy les comparto las pastillitas mágicas de la felicidad (?) me gustaría tener varios de estos en mi escritorio 😛

1506703_10152431987720180_1365155262932768574_nLe robé la imagen a un contacto de fb! asi que si lo ven por ahí le avisan 😉

 

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *