Presencia online: se quedaron en el tiempo

Si bien tengo una filosofía bastante estricta de no estar burlándome de los demás -por Karma y todas esas cosas, además de que simplemente está mal- hay cosas que me superan, y que tenía ganas de compartir con ustedes.

Recibo en mi mail personal el contacto de una inmobiliaria que quería ayudarme a buscar “mi primer departamento”, pero ésta no lo hacía directamente conmigo, sino que me había mandado una invitación vía LinkedIn, con lo que pensé “uy que modernos, nos estamos poniendo cada vez más digitales, vamos a ver qué tienen para ofrecerme”…. Tenían toda una presentación muy bonita, y cuando quise entrar a la landing de su página en Internet me encontré con esto:

A ver…. por dónde empiezo! Mi primer impresión es “ah bue… se quedaron ‘en construcción desde 1990’ que horrible landing!”, y después empecé a pensar… qué poco profesionales, contactarme vía LinkedIn, una de las redes sociales más famosas, sólo para mostrarme una landing con un número de teléfono y un mail de HOTMAIL (encima eso!), y esa landing que evidentemente está en construcción desde hace mínimo 10 años, es muy muy poco profesional y me genera una desconfianza tal que realmente ni me dan ganas de llamar al teléfono de contacto (ya ni digo mandarles un mail, porque estoy más que segura que nunca lo van a leer!).

Ahí es cuando hablamos de la importancia que tiene “nuestra marca” en Internet…. no digo que hay que pagar miles de dólares al mes a una agencia para que nos haga el mantenimiento, nos maneje las redes sociales y nos actualice la página manteniendola en condiciones, sino que mínimamente nos hagamos cargo de nuestra presencia online, ya que va a llegar un punto en el que ésta sea determinante para conseguir nuevos clientes/negocios/dinero (como pasó en este caso en el que con esta Inmobiliaria claramente no pretendo hacer negocios). Muchas veces no nos damos cuenta de la extensión o del impacto que tiene lo que pongamos online, o de qué tan valioso puede ser tener una presencia un poquitito más profesional del que tenemos ahora. Y todo esto lo digo yo, que desde mi cuenta de Twitter siempre me la paso puteando y que de cierta manera logré construírme cierta “reputación online” que algunos odiará, otros amarán, y otros serán indiferentes.

Sé que es difícil pero… comprar una .com, tener un hosting y dejar todo ahí tirado con la estética de una landing page de hace como 20 años, más un mail de hotmail y los colores y tipografía tan desagradables hacen que inmediatamente dejemos de lado a esa marca, empresa o lo que sea como algo serio y confiable, y nos hace buscar en otros lugares algo que quizás no sea tan bueno, pero que nos de una mejor primer impresión, es decir: una inversión totalmente inservible!.

Antes de lanzarse a tener una presencia online, fíjense bien qué es lo que quieren hacer, a quiénes quieren llegar y cómo van a dar esa “primer impresión”, algo que ninguno de nosotros pensó en su momento, que fuimos construyendo sobre la marcha, pero que hoy termina de definir si vamos a confiar o no en lo que nos están presentando….

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *