Negando las raíces digitales

Tengo que confesar que a veces me siento un poco como Carrie Bradshaw, escribiendo ideas sobre cuestiones que me pasan en la vida real, pero tratando de llevarlas a hechos cotidianos. En este caso, no voy a hacer nada diferente de eso.

Me resulta sumamente molesto que, al querer ir cambiando el tema de los blogs, cambiar su perfil, sus ideales y el tipo de posteos que quieren encarar, los dueños de los mismos decidan cerrarlos, limitar el contenido viejo que tenían y básicamente perder todo su pasado. Es como si quisieran “enterrar” lo viejo, ocultarlo, sacarlo de vista, de los buscadores y básicamente eliminar todo registro de esto en Internet.

digital-footprint-delete-20130906

Es cierto que, a medida que vamos creciendo personal y profesionalmente, hay cosas de nuestro pasado que nos pueden causar gracia y a veces hasta nos pueden dar un poco de vergüenza, pero estoy convencida de que jamás debemos renegar de nuestras raíces, ya que son la mejor prueba de por qué hoy somos quienes somos. La curva de aprendizaje que atravesamos no puede ser más clara que nuestro pasado y presente dispuesto a la vista para que todo el mundo entienda cómo y por qué evolucionamos (si es que lo hicimos), o por que no lo pudimos hacer, y por qué seguimos intentándolo.

Muchas veces vi gente que cerraba sus blogs porque ahora iban a ser más profesionales e iban a tratar otros temas. También esto responde muchas veces a cuestiones de SEO y posicionamiento de keywords, pero no es nada que una buena estrategia de SEO no pueda solucionar… Obviamente, en muchos otros casos, directamente se necesita cambiar el nombre completo del blog, porque la temática va a cambiar drásticamente, pero creo que el contenido original debería quedar disponible en los archivos, para que cualquiera pueda hacer una rápida búsqueda sobre los temas de los que solían hablarse, o quizás artículos de interés que nos gustaría volver a leer en algún momento.

shutterstock_178161983

Eliminar el pasado digital no lo hace desaparecer, solamente se usa para “tapar a futuro”, pero nos hace perder nuestra identidad de base, nuestras creencias, nuestra idiosincracia digital por decirlo de alguna manera, y no me parece la manera más sana de hacerlo. Obviamente entiendo que hay muchas personas que no resisten archivo y que quieren deshacerse de sus dichos pasados… pero no sería mucho mejor hacernos cargo de lo que dijimos, lo que escribimos, los temas que tratamos y demostrar cómo y por qué hemos evolucionado?

Sin ir más lejos, hace mucho tiempo escribí un posteo sobre por qué Mac estupidiza a sus usuarios… creo que en sí fue el posteo que más interacciones generó en todo el blog, y no pretendía generar una polémica vacía sobre “blanco vs negro” y que la gente encarara una lucha voraz en los comentarios, sino que simplemente pretendía aclarar mi visión sobre el por qué de mi preferencia personal de Microsoft sobre cualquier otro. Hoy en día soy la orgullosa dueña de un iPhone, y por cuestiones de funcionalidad/tiempo y “necesidad de estupidización” (no tengo tiempo que perder buscando información, buscándole la vuelta y claramente con esto estoy perdiendo mucho conocimiento sobre móviles en general, ya que me acostumbré a la comodidad de tener todo servido al alcance de un sólo botón), puedo decir que no compraría un teléfono con Android nunca más…

Obviamente que también tuve un Windows Phone, que me pareció simplemente espectacular, pero la falta de aplicaciones oficiales, y la lamentable noticia de la falta de actualización oficial de software, hizo que terminara desistiendo de este excelente dispositivo que me había parecido la mejor maravilla del mundo. De hecho, sigo opinando que en cuestiones de hardware, Nokia (ahora parte de Microsoft), siempre fue de los mejores productos del mundo… pero lamentablemente, la facilidad y comodidad que brinda un iPhone con iOS y las millones de apps disponibles, funcionales y actualizadas en el momento, son inalcanzables para el mercado del Windows Phone, donde ningún desarrollador quiere arriesgarse.

En definitiva, estoy en contra de borrar el pasado digital… prefiero que lean mi primer posteo, que vean mi evolución, que conozcan los temas que me interesa, los que siemrpe quise tratar, los que odio… las cuestiones personales y los gadgets que he compartido como favoritos a lo largo de este tiempo, y que siempre puedan referirse a cualquier parte del blog que en algún momento les haya interesado y/o gustado, y no que pierdan todo registro de lo que alguna vez fue.

Volver (si, otra vez)!

Las idas y vueltas que tuve durante los últimos dos años me hicieron entender, entre otras cosas, que los gadgets tienen una función mucho más fundamental de la que estamos acostumbrados a reconocer… ya van a entender a que me refiero.

Volver a escribir en mi blog, más allá de que mezcle muchos temas personales con los de actualidad y de esos gadgets exóticos que me encantaría tener ;), significa una búsqueda incesante por volver a mi esencia. Nunca me voy a cansar de decir que, ante todas las cosas, soy blogger y escritora (a pesar de no tener material publicado en un formato físico), y me apasiona plasmar sentimientos en palabras… descomponer términos complejos en frases simples de entender para cualquier persona que tenga ganas de tomarse unos minutos para sentarse a leer, es una de mis pasiones.

BRCPNN Women working on laptop

En un tiempo dediqué mis ratos libres (o sea, las 4hs diarias que pierdo viajando), a escribir desde el celular… pero al tratarse de una BlackBerry, la tendinitis no tardó en aparecer… si lo sumamos a una serie de cuestiones personales, tuve que dejar de escribir y guardar mis pensamientos para charlas de café con mis amistades más íntimas.

Por ahora, la moraleja que les puedo dejar en mi experiencia personal, es que no se dejen aplacar. Siempre busquen la felicidad y huyan de los lugares y personas que no los dejan ser felices. Los que me siguen en Twitter sabrán que de un tiempo a esta parte había dejado de Twittear, de escribir, y hasta dejar de ser yo misma, simplemente porque no me permitían ser de otra manera… sean siempre quienes quieren ser, no cambien por nadie más que ustedes mismos! Nunca dejen de ser felices, y aprendan a hacer uso y abuso de los gadgets que los acompañan día a día, que siempre serán sus mejores amigos y sus armas mas poderosas si aprenden a usarlas como corresponde 😉

Proyectos Personales: trabajo y hobbie todo en uno

Cuando nuestro Trabajo es nuestro Hobbie hay situaciones complicadas y pequeñas líneas que a veces no nos atrevemos a cruzar, o por el contrario, las cruzamos demasiado seguido por lo que terminamos sobrecargados de trabajos y obligaciones que no llegamos a cumplir, y la frustración nos termina estresando tanto como si realmente trabajáramos en una oficina con un jefe dando directivas inútiles todo el día (me pasaron ambas y aunque no me llegué a estresar tanto como con un jefe, las presiones auto-impuestas pueden llegar a ser las peores). Aunque el trabajo en ciertas oficinas es de lo peor que pueda llegar a pasarnos… 😉

Image Hosted by ImageShack.us

Imágen vía LaLonchería

Hace un tiempo la gente de Kabytes hizo una lista hablando de que algunos proyectos personales nos hacen felices, independientemene de si éstos nos dan dinero o no. En mi caso, este blog me hace muy felíz 😀 , porque puedo expresarme como quiero, cuando quiero y sobre lo que quiero sin que nadie me diga absolutamente nada al respecto. No es un presión ni una obligación para mi escribir acá todos los días, y mis visitas se mantienen más o menos estables aunque no lo esté actualizando todo el tiempo, o al menos escribiendo más de un post diario. Eso es algo que me hace felíz porque tengo mi pequeño “pedacito de web” todo para mi.

Lo bueno del post que me inspiró para hacer este es que habla de unas simples preguntas a las cuales si respondemos con total honestidad, nos harán comprender (si es que lo olvidamos) por qué hacemos lo que hacemos, por qué era que eso nos hacía tan felices (en este caso a pesar de que no he recibido demasiado dinero a cambio y no he cobrado absolutamente nada de adsense todavía!!!!)

Las preguntas son las siguientes:

¿Trabajarías en tu proyecto gratis?

¿Cuándo trabajas en tu proyecto sientes que no es trabajo?

¿Te gusta explicarles a otras personas lo que haces?

¿Sientes la obligación de sentirte orgulloso de tu proyecto?

¿Estas seguro que se puede mejorar?

¿La temática tiene alguna relación con una de tus cinco actividades favoritas?

¿Estas trabajando en tu legado?

Las respuestas tienen una explicación lógica para que podamos entender bien de lo que estamos hablando. Si entendemos y nos identificamos con esto, es porque estamos en el buen camino. No abandonar es lo mejor que les puedo aconsejar. Si bien a veces es difícil, a veces el dinero no brota de las paredes y hay obligaciones “reales” que nos consumen un poco de tiempo, hacer lo que nos apasiona, sentirnos orgullosos de lo que hacemos y dejar nuestra pequeña marca puede ser mucho mas importante y trascendental que todo lo demás.