Eso no se dice, eso no se hace

A muchos les recordará una vieja canción, a mi en realidad me inspiró para este post.

Me estoy convirtiendo en el tipo de personas que usa apps para ver qué es lo que hizo de su vida en los últimos años en redes sociales, y si bien no soy del tipo de persona que borraría una publicación (incluso por faltas de ortografía y/o errores gramaticales), ni por cuestiones de mantener las formas.

Siempre fui muy explosiva, aunque intento mantener mis personalidades online por separado: los insultos, las explosiones de caracter y mis rabietas, las van a poder leer con todo gusto en mi cuenta de Twitter (@Jessy_Slayer para los que no sabían). Mis cuestiones más cotidianas, lo que me hace reir, y muchos de mis pensamientos los van a poder leer en mi cuenta de Facebook. Por otro lado, mis sentimientos más profundos son los que me gusta expresar con imágenes en Tumblr, van a encontrar muchas pavadas viejas mías en YouTube, y mi costado más “profesional”, o “serio” es el que van a encontrar por estos lugares.

Volviendo al punto: leer publicaciones viejas!, me doy cuenta que mucha gente está muy pendiente de las formas en todas las redes sociales. Hay gente que tienen más de una cuenta, para poder sentirse con la libertar de expresar sus verdaderas opiniones, de hacer catarsis, sin que nadie después le pueda reclamar absolutamente nada. Por otro lado nos encontramos con esas personas que, luego de un tiempo y por considerar que “han llegado” (a dónde no se, quizás esa era su expectativa de vida todo este tiempo), o que llegaron a realizarse profesionalmente (aunque en muchos casos solamente sienten que están en camino a lograrlo), se la pasan borrando su rastro digital.

1950u2ot0x789jpg

Imagen vía Gizmodo

Leen sus publicaciones viejas, borran todo lo que no sea políticamente correcto, ocultan imágenes en sus álbumes de Facebook, y se crean toda una nueva personalidad digital, ocultando su verdadero ser. Como si esta fuera la única manera en que realmente la sociedad los va a aceptar.

Como les comentaba, no soy del tipo de persona que borre publicaciones, y me irrita cuando se me borra algo porque fue compartido desde alguna de estas cuentas que se volvieron “políticamente correctas”.

Se que hoy en día no tenemos libertad total, que a mucha gente se le sale la chabeta (por decirlo de alguna manera), y que a veces por cuestiones laborales no se puede hablar mal ni bien de una marca competidora, por miedo a las represalias internas de nuestro propio empleador. Se que mucha gente que no ha sido politicamente correcta terminó despedida de su trabajo (y en casos muy extremos asumo que hasta se han cambiado el nombre para conseguir nuevos empleos!), pero no estoy de acuerdo con eso de estar adaptando nuestra personalidad a la sociedad, al mundo laboral…  No me gusta econder mis emociones, ni me gusta que me la sociedad me obligue a hacerlo… no me gusta cuiadar las formas, porque en cierto modo, esas malas formas, son parte de mi personalidad.

Sigo sin poder entender qué miedo se les pasa por la cabeza a aquellos que van para atrás en su vida y borran su huella digital…

Mac-Switcher-Main

Imagen vía guidingtech